Si no provocas, no interesas

picasso-sexo

No nos engañemos. No es un tema cultural ni histórico ni religioso, es meramente por conservar la salud mental. Dicen los neuropsiquiatras que todos tenemos a un masoquista dentro. Al que le gusta sufrir. Pero seguro que ni esto mismo te impulsará a leer todos los textos de una página web corporativa.

La gente quiere que la descoloquen: no encontrar lo que buscan donde ritualmente debería estar, imágenes que le hagan seguir pensando tras salir de tu web, una provocación que le impulse a la acción. Si tu página no lo hace tienes un problema de comunicación.

Lo normal es la mediocridad. Un copiar y pegar de textos de la competencia, unos trazos customizados a nuestra identidad corporativa y listos para ser leídos con ansias por nuestros seguidores. ¿Te lo creíste? Te conformaste con textos mediocres, aburridos, más en la línea de un prospecto de un medicamento. Tenlo presente; no hay peor ofensa hacia tu proyecto que la indiferencia.

La mayoría de las páginas web de una pyme o profesional carecen de textos que motiven a la interacción con la marca. No satisfacen una de las necesidades innatas que guían nuestro comportamiento: la novedad. Anteponiéndome a la pregunta de cómo ser novedoso, aplica un sistema elemental en publicidad; niega lo lógico, sé utópico, huye de lo normal.

NO HABLES DE CARACTERÍSTICAS, HABLA DE BENEFICIOS

No compras un perfume, compras seducción. No compras un Lotus, compras status. Y es  justamente este enfoque de vender soluciones el que debes aplicar a los textos de tu página web, de tus folletos y de tu business card.

Revisa los textos de tu página web, ¿usas la palabra “nosotros”? Mal, es un término referido a características. ¿Usas la palabra “tú o usted”? Bien, está más ligada a beneficios. Un simple cambio de estos términos producen un gran impacto en tus usuarios, pruébalo y pide feedback.

¿Tu vocabulario es DIRECTO y CLARO? No dejes nada a la interpretación ni dar por hecho que el usuario realizará acciones. Si no le dices lo que tiene que hacer en tu website no lo hará. La llamada a la acción siempre ha de acompañar al beneficio. No olvides esta regla. Construye tus textos en base a ello. Lo único por lo que tus clientes volverán a ti es por coleccionar experiencias nuevas. Ahora sé sincero: ¿qué clase de experiencia ofrece tu website o apps?

Bien, pero ¿qué clase de textos pongo en “beneficios”? Usa la mejor materia prima que conoce un publicista: lo que todo el mundo piensa y casi nadie es capaz de expresar. Usa los insights.

Como dijo Salvador Dalí: “El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>