Razones para Triunfar o Fracasar con un Hastag

Hastag

Usados por los usuarios de Twitter para identificar un tema o palabras claves en un tweet. Pero ¿es siempre una garantía de éxito en la red de microblogging? Aquí tienes 5 razones por las que triunfan y 5 por las que fracasan tus hastags.

5 Razones por las que tus hastags triunfan:

1. Categorizan el contenido.

El contenido está vinculado con el hastag, por lo que facilitas su búsqueda por parte de otros usuarios.

2. Añaden personalidad.

Te desmarcan de los rutinarios tweets, sobre todo si forman parte de un grupo de tweets relacionados temáticamente.

3. Promocionan eventos.

Te sirven para monitorizar en tiempo real lo que está sucediendo en un congreso por ejemplo. Además, facilitas que los participantes en estos actos puedan comentar y formular preguntas, además de interactuar entre ellos (networking online).

4. Generan “ruido” social.

Con su buen uso generas conversaciones en torno a tu producto en Twitter.

5. El paraíso de la brevedad.

El objetivo último del hastag es resumir en no más de dos palabras la temática de un tweet.

 

5 Razones por las que tus hastags fracasan:

1. Falta de consistencia.

Los hastags están ahí, para ser utilizados. Hazlo y de manera consistente, sino será difícil que se vinculen a tu marca.

2. Demasiadas palabras.

Un error muy habitual es creer que un hastag es una frase completa. Recuerda: menos es más.

3. Irrelevantes.

Si no tiene relación con el contenido del tweet pierde su sentido útil y produce rechazo.

4. No lo promocionas.

Si tu marca crea un hastag y no lo promocionas estratégicamente, tus seguidores no sabrán cuál es tu propósito y no lo querrán utilizar.

5. Uso descuidado.

Antes de usarlo para tu marca, investiga si el hastag ya ha sido utilizado con anterioridad. Si no corres el peligro de mezclar temas y producir confusión.

Un ejemplo que auna muchos de los puntos anteriores es este Tweet con 8 hastags (¡¡Sí 8!!).

TweetHorrible

¿Qué ha hecho mal?

  • No se vinculan a la marca, tan solo a la temática (escribe #publicidad en el buscador de Twitter a ver si aparece la cuenta de @DiarioMarketing si no los sigues).
  • 8 hastags: ¿En serio? ¿Qué falta #ArboldeNavidadArdiendo?
  • Reutilizado y aburrido: es el culmen de la desidia y el abatimiento. Es obvio que son hastags más que habituales, de los 8 empleados ni uno se vincula realmente con el alma de la marca ni te hace clickear en él (¿qué clase de persona le daría click a SEO?).
  • No genera el mínimo ruído social. Pasa de puntillas por los ojos del TL de sus seguidores (por eso tiene cero RT).

Y el mayor pecado que puede cometer: carecer de personalidad. Si hay algo que más repulse entre los que nos dedicamos al marketing es la mediocridad copiada. Si copias conviértelo en genialidad y sorprende a tus seguidores.

Nota: No oculto el nombre de la cuenta porque está publicado abiertamente en Twitter. C’est la vie Twittera.

 

 

2 Comments

  • Juan Manuel dice:

    Interesante… en un tweet cualquier palabra, es una palabra clave, aunque no la etiquetes con “#” para que un hastag llegue a ser Trending Topic (TT) tiene que ser retwitteado muchísimas veces, en mi opinión creo que hay que poner una frase o texto con la cual muchas personas se sientan indentificadas y asocien valor a ese tweet y después poner un hastag aparte de personalizado y único, que tenga que ver con el contenido…
    Buen post!

    • Zacarias dice:

      Hola Juan. El sentido de pertenencia emocional te abre el corazón de tus seguidores. Un ejemplo de su uso son las publicaciones de “yo fui a EGB”. Hacer rememorar a las personas situaciones y emociones pasadas crea un vínculo emocional que se materializa en un engagement de calidad y duradero. Muchas gracias por tu comentario Juan. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>