3 increíbles TIPS de Marketing que desconocías.

048379505_f751b68476d8c9d3_c-post

Hay estrategias que, por no ser habituales, se nos escapan de ser incluidas en nuestro marketing. No son para manipular (en mi blog no tiene cabida eso), sino para sorprender.

Es primordial  saber cómo son nuestros clientes, qué buscan y ante qué reaccionan. Preocuparte por esto último se materializa en la escasa necesidad de ejercer la “venta por presión” con ellos.

Pero por más que creas que te conoces a tí mismo y a los demás, siempre habrán cosas que te sorprendan. Aquí os dejo 3 acciones que me dejaron huella y que, en vuestro caso, os servirá para vender más.

Si huele bien venderá más.

Estudios demuestran que los clientes calificaban más positivamente aquellos productos con un mejor olor. De igual modo los clientes calificaron un champú con una fragancia más atractiva como muy bueno en detrimento de otro (con mejores características químicas) con un olor más común.

En otro experimento se incrementó el uso de máquinas tragaperras un 45% perfumando el establecimiento.

¿Se te ocurre ahora qué hacer con tu oficina o tienda? Sigamos.

La poesía te hará creíble.

Sabemos que las rimas son fáciles de memorizar. Da igual si raya lo absurdo, pero se utiliza porque los clientes las recuerdan rápidamente y por mucho tiempo.

Lo mismo sucede con la música, estas técnicas aumentan el ciclo de vida de nuestro slogan y es recordado rápidamente cuando el cliente entra a comprar.

Lo más curioso es que, en otro estudio, se vió que las rimas transmitían mayor credibilidad que las frases que carecían de ellas.

Así que prueba en tu próximo eslogan a hacer una alocución con ritmo para hacerlo más cierto (observar la diferencia entre lo cierto y veraz).

El Karma

Si algo he aprendido en la venta es que te compran a tí y no al producto. En mi caso me han comprado porque me conocían, les gustaba y confiaban en mí.

Del trato que tengo con mis clientes se deriva una contraprestación muy curiosa: he notado que valoro mejor a aquellos a los que les hago un favor, por ínfimo que sea.

Has leído bien, cuando le haces un favor a una persona, la valoración que tienes de ella mejora.

Haz que tu cliente te haga un pequeño favor, su percepción hacia tí mejorará. Así que ya sabes lo que debes hacer con tu cliente si deseas mejorarla.

Pero ojo! Ha de ser un favor que no requiera una gran carga de esfuerzo porque, obviamente, el efecto sería el inverso.

¿Funciona todo esto? En el ser humano nada son términos absolutos. Pruébalo y cuéntame la experiencia. Esto “solo” son pequeñas cosas que marcan grandes diferencias.

 

 

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>